Seguínos en:
Judiciales

Vicentin: el juez desechó plan B

Razones por las cuales Lorenzini no dolarizó deudas del campo

(Por Juan Chiummiento) Fue un revés para los estudios de abogados que impulsaron cobrar en moneda dura. Si insisten, sus clientes deberán afrontar costas. 

La decisión del juez Fabián Lorenzini de no dolarizar las deudas con productores agropecuarios volvió a crispar los ánimos entre los damnificados por el default de Vicentin. Aunque esperable (y jurídicamente correcto, según especialistas), el fallo terminó con algunas ilusiones de muchos acreedores que se aferraron a aquello de "la esperanza es lo último que se pierde". También ocurrió que algunos estudios de abogados habían agitado la alternativa como una eficaz fórmula para reclutar acreedores. 

 

Lo cierto es que durante varios meses, Lorenzini y su equipo avanzaron en una fórmula que les permitiera a productores, corredores y acopios mantener el valor de sus créditos. Se trató de generar una indemnización basado en un criterio de equidad, tomando el valor del cereal entregado según la mejor cotización de pizarra entre el inicio del concurso (febrero de 2020) y el inicio de las negociaciones formales por el acuerdo preventivo (mayo de 2021).

 

El mecanismo se llegó incluso hasta a redactar, pero terminó siendo letra muerta en el devenir del concurso. La razón principal fue el efecto “impredecible” que hubiera generado en el proceso la introducción de una innovación que escapaba a lo dictado por la ley de concursos y quiebras. Hay incluso un artículo en la citada norma -el 142- que podía ser invocado por la concursada o por otros acreedores para poner impugnar una decisión de ese tipo.

 

En el seno del juzgado existe la convicción de que ese escollo podría haber sido pasado por alto, pero igual surgieron otras consideraciones durante el proceso de verificación que terminaron de determinar la suerte del mecanismo. Es que sólo 300 de los más de 1.000 acreedores granarios hicieron reclamos en dólares, lo cual evidenciaba una aceptación de la cotización en pesos. Entre el grupo mayoritario se encontraban, además, grandes jugadores del sector, como ACA, AFA o la Unión Agrícola de Avellaneda, que mantienen canales de diálogo con Vicentin.

 

Además de la concursada, también estaban otros grupos de acreedores, como los de bienes y servicios, que también podían llegar a poner palos en la rueda pidiendo algún mecanismo de actualización. “El efecto era impredecible”, argumentan desde el juzgado, que entró en receso hasta febrero.

 

En su fallo, Lorenzini había dejado entrever algo de esto, cuando destacó que se había realizado un “especial esfuerzo” por dolarizar las acreencias, pero que había encontrado “importantes escollos en la ley concursal”. Incluso más, habló de manera subrepticia de esa innovación que nunca salió a la luz, cuando mencionó que las soluciones deben ser “jurídicamente sustentables”. 

 

Según pudo saber este medio, el magistrado tenía la convicción que su fórmula de indemnización podía ser utilizada por la agroexportadora como excusa para dejar caer la empresa. “Iban a decir que la imprevisibilidad que daba esa resolución hacía imposible generar una salida a la crisis", se escuchó decir puertas adentro del juzgado de Reconquista..

 

Hasta finales de febrero, los acreedores granarios pueden presentar sus pedidos de revisión. Eso habilitará nuevos incidentes que se desprenderán del expediente principal del concurso, con resultado incierto. Diversas fuentes coinciden en señalar que será difícil dar vuelta la situación. Además esos reclamos implicarán el pago de costas, lo cual supone un nuevo riesgo para aquellos acreedores que ya se toparon con la negativa del juez.

 

18.01.2021 07:18 | Fuente: Punto biz

Certificados SSL Argentina