Seguínos en:
Negocios

En el sur de Santa Fe

Avanza un plan para reabrir planta que cerró La Serenísima

(Por Patricio Dobal) El lobby se promueve desde la localidad afectada por el cese de operaciones de la firma láctea.

Hace ya más de tres años, en sintonía con una crisis que derivó en el cierre de tambos en el extremo sur santafesino, La Serenísima bajó las persianas de su planta enfriadora Rufino por dificultades con la entrega del fluido. Desde entonces, Mastellones Hnos. desembolsa un monto mensual destinado a un mantenimiento mínimo de las instalaciones que ni siquiera alcanza para que el lugar escape del abandono. 

 

Frente a la necesidad de trasladar una elaboradora de quesos que quedó en pleno centro de la ciudad, desde el Concejo local y la propia Secretaría de Lechería de Santa Fe iniciaron un lobby para que el nuevo emplazamiento sea en el complejo desactivado por La Serenísima.

 

Ya existió una primera reunión vía Zoom que sentó al intendente, concejales y funcionarios provinciales con representantes de La Serenísima y el plan parece estar en marcha. Ocurre que una clausura que en agosto hizo el municipio de Rufino sobre la fábrica de quesos que la firma Parrilac SRL -de capitales porteños- tiene dentro del área urbana, puso en el eje del debate la necesidad de encontrarle una nueva ubicación a la compañía que dice elaborar la mejor provoleta del país y de la que dependen 60 trabajadores.

 

“Primero logramos que se levante la clausura para preservar la fuente de trabajo y luego empezar a evaluar alternativas para ofrecerle a la empresa un traslado. De ahí que detectamos que la planta que La Serenísima tiene a las afueras de Rufino y por la cual desembolsa $500.000 mensuales para la seguridad del predio podría ser un lugar adecuado”, precisó el edil rufinense Mauro Marcos, en contacto con Punto Biz. Las gestiones alcanzaron al secretario de Lechería de Santa Fe, José Zenclussen, que ayudó en el contacto con La Serenísima.

 

La estrategia es la de aprovechar el enorme predio y los dos tanques de almacenamiento de leche de 275.000 litros cada uno que hay en el lugar para, a partir de ahí trasladar la maquinaria ubicada en la incómoda planta de Parrilac en el centro de Rufino. “La fábrica de quesos incluso podría ampliar su capacidad de producción que hoy está limitada ante la imposibilidad de poder extender sus actuales instalaciones”, precisó el concejal que no descarta la chance de una venta del predio o un alquiler.

 

El esquema, con el que la ciudad y la Provincia buscan tentar a los dos actores protagónicos de la negociación, va aún más lejos y esconde otro elemento para seducir a La Serenísima: que sus camiones cuando viajan vacíos desde General Rodríguez a Canals -planta activa de Mastellone a 110 kilómetros de Rufino- levanten a la pasada para procesar el suero láctico que hoy Parrilac entrega a granjas porcinas de los alrededores.

 

La firma Parrilac elabora con la marca Nonna Pepa queso provolone hilado artesanal, provoleta parrillera y quesos de pasta dura desde que adquirió hace menos de una década una vieja planta láctea a cuatro cuadras de la plaza central de Rufino. En el lugar, el titular de la firma, Enrique Bianchi, sumó maquinaria y puso a punto el equipamiento existente. Pero en agosto comenzaron los problemas con el Municipio que busca erradicar del entorno urbano el establecimiento industrial.

 

23.10.2020 07:00 | Fuente: Punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Certificados SSL Argentina