Seguínos en:
Gestión

Sin arrepentimientos

Cuatro preguntas para hacerte antes de renunciar a tu trabajo

La palabra “renuncia” tiene  muchas connotaciones negativas; incluso están los que aseguran que ésta no existe en el vocabulario del “ganador”.

Mientras esa teoría en un mundo ideal tiene sentido, en el mundo real no es sana. Como diría el consultor Jim Collins: “A veces una lista de 'qué dejar de hacer' puede ser más productiva que una de 'qué hacer'”. 

Renunciar tal vez puede ser la mejor opción, pero nunca debe ser una decisión tomada a la ligera. Para saber si es el momento correcto, estas son cuatro preguntas que deberías hacerte:

 

1. ¿Estoy renunciando demasiado pronto?

En el camino hacia el éxito, incluso hasta las personas más preparadas y talentosas se enfrentaran con inconvenientes. Un tope de velocidad nunca es razón para detener un plan por completo. Si determinás que el obstáculo es “superable” –he ahí una buena razón para pasarlo– es demasiado temprano para tirar la toalla.

 

2. ¿Estoy abandonando mi meta por una razón emocional o estratégica?

Emprendedores y líderes de negocios fijan metas desafiantes con grandes objetivos. Como el nivel de dificultad es alto y las horas largas, los pesimistas no se hacen esperar. Como alguna vez dijo Vince Lombardi: “El cansancio nos hace cobardes”.

Y efectivamente, los retos mencionados anteriormente pueden tirar hasta al más energético y seguro de sí mismo. En momentos de vulnerabilidad, sé cauteloso y no cedas a la tentación de tomar la vía fácil. Si cambiar de dirección es un buen movimiento para tu empresa, hacelo solo porque es la estrategia apropiada y no porque sea el camino menos pesado.

 

3. ¿Ya dí mi máximo?

Es fácil vivir con la decisión de haber dejado tu objetivo de lado cuando te mirás al espejo y ves a una persona que ya lo ha dado todo.

Pero si el reflejo es de alguien que no hizo su máximo esfuerzo, es ahí donde entra la duda. Si invertiste el cien por ciento de tu trabajo, podés seguir adelante sin arrepentimiento, pero si no lo hiciste, continuá hasta cumplir tu visión o haber agotado tus esfuerzos.

 

4. ¿Tengo la actitud y la energía correcta?

Tal vez la estrategia, tu equipo de trabajo e incluso el timing están en la posición correcta, pero el problema sos vos. Hacé un check up mental y tomá el control. Estar desgastado te hace estar muy por debajo de tu potencial. Averiguá la manera de revitalizar tu espíritu y seguí adelante.

Cuando llegues a este punto, vas a poder decidir si querés dejarlo todo o no. Solo haciéndote estas preguntas vas a obtener la confianza que necesitás para saber si estás tomando la decisión correcta.

04.06.2020 11:47 | Fuente: Entrepreneur

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Certificados SSL Argentina