Seguínos en:
Agromercados

Temor por nuevas caídas

Alta tensión en el mercado por el impacto del default de Vicentín

(por Mariano Galíndez) Correacopios quedaron expuestos en la primera línea de fuego. Cooperativas de ACA, con fuertes pérdidas

 

El default de la agroexportadora Vicentín se convirtió en una bomba de gran poder que estalló en el corazón del mercado de granos y cuya onda expansiva llega a todos los rincones del negocio.

 

Es que Vicentín es una de las dos principales compradoras del mercado regional de granos y la que trabaja con más cantidad de corredores, razón por la cual su pasivo comercial a reestructurar (de u$s350M) no queda circunscripto a una región o a un puñado de empresas. Prácticamente, todos los operadores del mercado quedaron enganchados con cuentas por cobrar con cifras que arrancan en $5M y llegan a los $100M. Precisamente, esa política de abastecimiento intermediado por muchos corredores siempre fue celebrada por los operadores, sobre todo porque contrasta con la orginación en base a pocos jugadores o directa de productor a la que recurren cada vez más las multinacionales. 

 

No en vano ayer en las oficinas rosarinas de Vicentín por momentos no había mesas suficientes para recibir a corredores y productores que fueron en busca de respuestas. Allí le contaron que atraviesan una fuerte crisis de liquidez que los llevó a tener que parar la pelota antes de entrar en estado terminal, pero tienen voluntad de pago y les sobra patrimonio para responder. Anticiparon que este viernes tampoco cubrirán vencimientos, no despejaron incertidumbre sobre los fowards pactados y esperan poder presentar la semana que viene una propuesta de reestructuración.

 

Que Vicentín deje de operar impacta sobre todo a corredores medianos y chicos porque pierden a su principal comprador, además de las cuentas que les quedan por cobrar. Pero en definitiva, como consignatarios que son, no deben responder ante los productores a los que Vicentín les defaulteó al no pagarles la mercadería entregada. La estrategia, entonces, es acompañarlos, incluso a los que demanden incumplimientos en Cámara Arbitral.

 

Pero los que quedaron bajo máxima presión y primeros en la mira son los corre-acopios, sobre todo porque Vicentín es entre las aceiteras y exportadoras la que más operaba con todos ellos, tanto grandes como pequeños y en abultados volúmenes. Por el contrario, desde hace varios años las multinacionales empezaron a reducir su exposición en compras a corre-acopios.

 

Los corre-acopios están muy golpeados desde la caída del corre-acopio BLD porque los productores –temerosos de un efecto dominó- les apuraron cobros. Y no sólo los más chicos o arriesgados quedaron golpeados, sino que también uno de los que está en el lote de los grandes –y con vínculos con Vicentín- soportó momentos de estrés financiero. Es más, hasta el principal jugador del sector reconoció que el default de Vicentín no lo llevará puesto pero lo obligará a una profunda reestructuración de su estrategia comercial. Es por eso que la supervivencia de cada corre-acopio dependerá de su espalda, de las acreencias que tenga con Vicentín y del nivel de fijaciones que le hagan.

 

La onda expansiva también alcanzó a muchas cooperativas, y por cifras millonarias. Por eso la Asociación de Cooperativas Argentinas ayer se alistaba para salir a rescatar asociadas. Muy distinta es la situación en AFA, que hace tiempo que redujo operaciones con Vicentín. Además, al menos un exportador de capitales  extranjeros quedó enganchado el marco de las cuentas corrientes que las exportadoras tienen abiertas entre sí para comprar y venderse mercadería.

 

06.12.2019 06:00 | Fuente: Mariano Galíndez (punto biz)

Certificados SSL Argentina