Seguínos en:
Política

Santa Fe al rojo vivo

Designaciones, recategorizaciones y una licitación hacen crujir la transición

Qué hubo detrás del telón en el último foco de tensión entre Perotti y Lifschitz.

 

La semana pasada, el gobernador electo Omar Perotti había aprovechado los micrófonos que lo buscaron tras el debate presidencial en Santa Fe para volver a ponerle picante a la transición. El rafaelino acusó al gobernador Miguel Lifschitz por incumplir un acuerdo de palabra que sellaron en la reunión a solas mantenida el 19 de septiembre último.

 

Aquel día Perotti planteó varias cuestiones: aseguró que el único hombre que hablaba en su nombre era Rubén Michlig y reclamó que se detuvieran todas las licitaciones en marcha así como cualquier tipo de designaciones en planta permanente.

 

Si bien el acuerdo se hizo efectivo con el correr de las semanas, lo que llevó a Perotti a romper con su tradicional silencio fue una serie de nombramientos que, entiende, no se condicen con el compromiso asumido.

 

"Ojalá se comprenda la gravedad de la situación y se predispongan  mejores acciones para beneficio de los santafesinos y no de un grupo de funcionarios que termina una etapa y están pensando en cómo resguardan sus intereses", dijo Perotti en declaraciones reproducidas por el diario UNO Santa Fe.

 

Según pudo saber Punto biz, el enojo del rafaelino se refería a dos maniobras puntuales, ambas relacionadas con hombres y mujeres que responden a la gestión del Frente Progresista. Una de ellas beneficia a quienes ya estaban en planta antes de la llegada de Lifschitz y otra a los más nuevos.

 

Respecto a los más "antigüos", se trata de personas que con el correr de la gestión pasaron a formar parte de la planta política del gobierno (en cargos como secretarios privados o asistentes técnicos), quienes gozan de mejores sueldos pero no de los beneficios de los planta permanente. Ahora, a pocos meses de abandonar el poder, se los está regresando a su puesto anterior, y con una categoría superior a la que tenían. El secretario privado de un ministro de extrema confianza de Lifschitz es uno de los casos.

 

La otra maniobra, tal vez la que enervó más a Perotti, es una serie de nombramientos en la Empresa Provincial de la Energía (EPE). Los mismos quedaron plasmados en una resolución fechada en el 10 de octubre, donde se beneficia a cuatro personas para cumplir funciones en el nivel "K" de planta permanente en el área administrativa. En todos los casos se trata de personal que formó parte del cuerpo de asesores técnicos de la actual gestión, en dos ministerios.

 

"Lo que uno tiene para pensar, en el mejor de los casos, es que Lifschitz tiene funcionarios que por detrás de él toman decisiones sin consultar. Y no está el horno para bollos en este momento como para andar en esas cosas me parece", dijo en estricto off una de las fuentes que sigue de cerca la transición.

 

El otro de los pedidos de Perotti, referido al tema de las licitaciones, tampoco encontró un eco uniforme, ya que hay varios organismos del Estado provincial que siguen adelante con pliegos de diversa naturaleza. Por ejemplo, el equipo del futuro gobernador tiene entre cejas tres procesos de licitación para el aeropuerto de Rosario cuya apertura de sobres se realizará antes del 10 de diciembre.

 

22.10.2019 07:00 | Fuente: Punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Certificados SSL Argentina