Seguínos en:
Gestión

No fallan

Diez trucos para hablar en público y emocionar a tu audiencia

Las cosas toman importancia emocional mientras más se acercan y adentran en nuestras propias dimensiones. Para convencer a tu audiencia, tus clientes o tus inversionistas, no basta con que tengas la razón, o un gran producto. Las personas no responden a la información, sino a la inspiración. Aprendé a emocionar a tu público con estas diez armas atómicas.

1. Contacto

Es tan sencillo como esto: sin contacto no hay conexión emocional. Esto inicia por levantar la vista del papel en el que escribiste tu discurso. Nada me desespera más que un presentador, maestro de ceremonias o personalidad que lee todo su discurso y jamás mira a la audiencia. A fin de cuentas, los ojos son las ventanas del alma. La mirada tiene el poder de conectar hasta el punto de convertir un total desconocido en una relación humana inevitable.

2. El efecto espejo

De forma natural e instintiva, todos los seres humanos enganchamos nuestros propios sentimientos con aquellos de las personas con que entramos en comunicación. Estamos contentos cuando otros están contentos; serios si todo el mundo está serio, y llegamos a las lágrimas cuando vemos a alguien quebrarse bajo el peso de sus propias lágrimas.

3. Storytelling

No vendas un producto; no enumeres reglas o aburras con números. Tenés que aprender el hábito de contar historias. Pensá en las cosas más importantes; las reglas de vida que has aprendido desde pequeño en casa o en la escuela. Te aseguro que ninguna de ellas es una explicación teórica, sino una historia. Todos crecimos con cuentos, historias y fábulas que nos ayudaron a entender conceptos complejos de forma simple y divertida.

4. El futuro, el pasado y lo abstracto

Los políticos que pierden las elecciones hablan de razones. Los políticos que ganan las elecciones hablan de emociones, de sueños y esperanzas. Antes de pedir a tus empleados que trabajen el doble o aprendan de memoria los nuevos manuales, mejor inspiralos. Ponlos a soñar y después pediles que hagan los sacrificios necesarios.

5. La humanización

¿Querés que los datos tengan impacto? Hacelos humanos, poneles rostro, nombre e historia, y verás cómo los números se transforman en esperanza. Es mucho más efectivo hablar de un solo caso, de una sola familia que vive en pobreza; conocerlos y escucharlos, que hablar de “miles” de pobres o “miles” de muertos. Los números, ya lo sabemos, nos dicen muy poco.

6. De ida y vuelta

La comunicación unidireccional y unidimensional es la más aburrida de todas. La vemos todos los días en discursos de políticos, en charlas con colegas, en reuniones de trabajo. No se puede crear una conexión emocional si no es a través de un proceso circular de alimentación. Hay que saber buscar el timing, el lugar, el modo y, sobre todo, ser perceptivo de las necesidades emocionales en la audiencia que tienes enfrente.

7. La curva del Titanic

Si tenés más de treinta años, es casi seguro que viste la mega película Titanic en el cine. Casi apostaría que la viste dos o tres veces. Como sigue siendo una de las películas más vistas de la historia, y su estructura es bastante sencilla, es un ejemplo perfecto sobre cómo crear lo que se conoce como la curva de catarsis. No solo está en el Titanic, sino en casi cualquier película, libro, obra de teatro, discurso y charla efectiva.

 

 

 

16.08.2019 13:14 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)