Seguínos en:
Gestión

En la era digital

El exceso de tecnología agota a los trabajadores

La dependencia tecnológica es una realidad que caracteriza a la sociedad actual. La gran mayoría de las personas estánhiperconectadas y dependen de sus dispositivos móviles desde el momento en que apagan la alarma de su despertador hasta que envían el último correo antes de dormir. Sin embargo, esta sobreestimulación puede tener consecuencias negativas en la capacidad de concentración y dificulta la desconexión tecnológica.

Los gobiernos y las empresas ya reconocen el derecho a la “desconexión digital" y están tomando medidas para asegurar el descanso tecnológico de los trabajadores. De hecho, en el año 2017, Francia aprobó una ley que otorga a los empleados de empresas compuestas por más de 50 personas el derecho legal a ignorar los correos electrónicos recibidos fuera del horario laboral. Ese mismo año, se aprobó una ley similar en Italia y Filipinas.

Aunque otros países como Alemania no cuentan con esta legislación, ya son muchas las grandes compañías, incluidas Allianz, Volkswagen y Daimler, que se han encargado activamente de limitar la cantidad de conexión que tienen sus empleados cuando no están en el trabajo.

A más tecnología, menor es nuestra capacidad de atención

La tecnología y más específicamente su capacidad para mantenernos constantemente "activos" y conectados nos está cansando. En este sentido, científicos de la Universidad de Yonsei en Corea descubrieron que el aumento de energía que requiere responder al flujo constante de información está provocando tensión física y psicológica en los empleados.

Cada vez es más evidente que el estrés físico y psicológico asociado al agobio tecnológico puede afectar nuestra vida laboral y personal, influyendo en nuestra motivación. Esta situación se agudiza todavía más en las conocidas como generación Z y generación millennial, todos ellos nativos digitales,ultraconectados y a los que se les hace realmente difícil desconectarse de sus dispositivos móviles. Así pues, es necesario que estos perfiles sean conscientes de la dependencia tecnológica porque como generación laboral futura la falta de desconexión puede aumentar el riesgo de agotamiento y otras enfermedades relacionadas con el estrés.

Otro efecto secundario importante del exceso tecnológico es la reducción de los períodos de atención. Un estudio de investigadores de la Universidad Técnica de Dinamarca menciona que "la capacidad de atención global colectiva se está reduciendo a causa de la cantidad de información que se presenta al público".

El problema de la productividad

Estar disponible las 24 horas del día los 7 días de la semana, puede ocasionar que las personas sean menos productivas, dañar la capacidad de atención de los trabajadores e incluso puede afectar negativamente a otros aspectos de nuestras vidas, no solo en el entorno laboral.

A primera vista puede parecer que los empleados y las compañías se benefician de todos los servicios que proporciona la tecnología. No obstante, hay una cara negativa de la tecnología, menos conocida, que afecta desfavorablemente a la productividad. Por ejemplo, tener nuestro teléfono móvil a nuestro alcance puede provocar que nos distraigamos de la tarea de trabajo que estábamos realizando y tengamos que dedicar un momento a volver a concentrarnos.

13.08.2019 10:00 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)