Seguínos en:
Actualidad

Advierten por una estafa

Disfrazada de feminismo, resurge en countries y oficinas una vieja cadena de la fortuna

De qué se trata esta modalidad que asegura ingresos fáciles pero que a la larga siempre termina con muchos perdedores

Una ingeniera rosarina, que vive en un country cercano al aeropuerto, asegura que gracias al Telar de la Abundancia ya logró sextuplicar dos veces su inversión inicial. Convenció a su secretaria -que no reside precisamente en un barrio cerrado- de entrar en el juego, pero ésta no corrió con la misma suerte. Los u$s 200 que puso para entrar ya los considera perdidos. Las historias se repiten, no solo en la ciudad sino también en el resto del país, donde un viejo engaño volvió a calar en la sociedad, ahora disfrazado de feminismo.

Lo cierto es que no hay nada nuevo bajo el sol. Se trata de una nueva versión del conocido esquema de Ponzi, un sistema piramidal que asegura ingresos para los primeros que entren a la red, pero que a la larga termina con más perdedores que ganadores. Lo novedoso es que aprovechando la ola feminista esconde la estafa apelando a la sororidad o el empoderamiento de las mujeres.

“A mi me lo ofrecieron varias veces, pero siempre dije que no porque conozco estos sistemas y lamentablemente se aprovechan de la ignorancia de la gente, que ve la posibilidad de ganar dinero fácil y se mete”, le cuenta a Punto biz una joven que trabaja en una oficina en Puerto Norte y asegura que el tema viene apareciendo en varios happy hour de los últimos meses.

Convenciendo a las mujeres que se trata de una forma de “cumplir sueños” de manera independiente, quienes están dentro del juego tientan a otras a sumarse mostrando casos de éxito. Fundamentalmente el reclutamiento se hace vía WhatsApp, donde los grupos son claves para asegurar que la rueda siga girando.

¿Cómo funciona? Básicamente hay cuatro etapas. Al ingresar, la persona es “fuego” y es el momento en el que se hace el depósito inicial, que puede variar pero en la gran mayoría de casos relevados se habla de u$s 200. Luego se pasa a ser “viento” y allí la responsabilidad es conseguir dos personas que “inviertan”. En la tercer fase, la persona es “tierra” y si bien no tiene mayor tarea, debe asegurarse que los dos miembros que reclutó consigan otras dos mujeres para alimentar el pozo. Si todo ello sucede pasa a ser “agua” y es allí cuando recibe “el regalo”. 

Como la red se mantiene en tanto y en cuanto se sigan sumando nuevos miembros (o “fuegos”, en la jerga), tarde o temprano la cadena se corta. Aquellas que depositaron sus u$s 200 pero no lograron llegar a la etapa de “agua” quedan sin cobrar y no hay derecho a reclamo alguno, porque no se trata de una inversión avalada por organismo alguno.

El tema tomó tal trascendencia que la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) emitió días atrás un comunicado advirtiendo de los peligros de ingresar en el Telar de la Abundancia, Telar de los Sueños, Mandala de la Abundancia o Fractal -tales los diferentes nombres con los que circula la estafa-.

 

17.07.2019 07:00 | Fuente: punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)