Seguínos en:
Infraestructura

A raíz de la demora de la Legislatura

Se cayó el crédito del Banco Nación por $500 M para ampliar el Aeropuerto

(por Mariano Galíndez) Ahora el Ministerio de Economía de Santa Fe puso en marcha un plan B para que la obra no quede en una maqueta

Cuando el Aeropuerto de Rosario (AIR) lanzó el año pasado la licitación para la construcción de una nueva terminal no estaban en caja los $1.000 M que costaba la obra. Pero el gobierno provincial sí tenía la fórmula para conseguirlos: $500 M provendrían de un crédito que estaba acordado con el Banco Nación y otros $300M/$400M de un fideicomiso financiero a emitir en el mercado de valores con el Aeropuerto como fiduciante.

 

Para febrero de este año cuando se abrieron los sobres con las ofertas económicas todavía no se había firmado el crédito ni emitido el fideicomiso. Tampoco para mayo cuando ya se había definido que el contrato se lo quedaba una UTE encabezada por Pecam. Y, precisamente, no se adjudicaba la obra porque todavía no estaba la plata para empezar a pagarla.

 

El problema es que por las turbulencias financieras el Banco Nación tuvo que dar de baja a la línea especial que habilitaba créditos de alto impacto con condiciones preferenciales a obras de infraestructura en las provincias. Y así el Aeropuerto se quedó sin $500M. ¿Por qué se retrasó la toma del crédito? Porque la Legislatura se demoró en aprobar la autorización a la provincia a tomar esa deuda. 

 

Fue el ministro de Infraestructura, José León Garibay, quien el año pasado empezó a planear el financiamiento para el Aeropuerto con el director del Banco Nación Adrián Giacchino. Y una línea especial para financiar obras de infraestructura en Provincias y Municipios que el banco justo sacó el año pasado cayó como anillo al dedo. Tras el acuerdo, la Provincia presentó la documentación en el banco. Es más, para evitar que se trabe políticamente su tratamiento, Garibay acordó tomar $1.000 M, destinando la otra mitad para Vialidad Provincial.

 

Pero así y todo el tratamiento en la Legislatura se demoró más de la cuenta y estalló la tormenta financiera, con sus secuelas de devaluación de más del 50%, suba de tasas y la necesidad de todos los bancos de cuidar al máximo su liquidez. Fue así que el Banco Nación dio de baja a esa línea especial. En rigor, la bajó de categoría y pasó a ser destinada sólo a municipios prestando hasta $50M.

 

Tanto el gobernador Miguel Lifschitz como la Bolsa de Comercio de Rosario iniciaron gestiones con el titular del Banco, Javier González Fraga. Giacchino también empujó desde adentro. Incluso, hace quince dìas el director del AIR, Carlos Cristini fue a verlo a González Fraga. Y si bien en todos los casos hubo muy buena predisposición del Banco Nación y se evaluaron alternativas, hasta que las condiciones del mercado financiero no mejoren no hay mucho margen para que vuelva a haber $500 M sobre la mesa a 7 años con 2 de gracia como había antes.

 

A todo esto, la devaluación también impactó en los costos, por lo que el presupuesto de algo más de $900 M que presentó Pecam quedó desfazado, y las partes tendrán que renegociar un aumento de los valores.

 

Ante esta situación, el gobierno provincial puso en marcha un plan B para que la obra no se caiga. “Vamos a avanzar con la ejecución de la obra mediante aportes del Tesoro”, le anunció a punto biz el ministro de Economía de Santa Fe, Gonzalo Saglione. “La idea es avanzar a la espera que se vaya normalizando el panorama financiero, en cuyo caso podremos recurrir al financiamiento previsto”, agregó el ministro. Y sobre la emisión del fideicomiso, aclaró que “se va a semblantear las condiciones que el mercado validaría, y si no son favorables no lo emitiremos”.

 

21.08.2018 06:00 | Fuente: Mariano Galíndez (punto biz)